jueves, 5 de agosto de 2010

La licitación de la Transversal de Las Américas fue adjudicada al consorcio Vías de Las Américas

Tras casi 14 horas de audiencia pública, el consorcio ganó la concesión de la Transversal de Las Américas (sector 1), al ofrecer 1 billón 158.000 millones de pesos por ejecutar el proyecto.
El consorcio Vías de Las Américas SAS PSF lo conforman las empresas Grupo Odinsa, Construcciones El Cóndor y Valorcon.

Como adjudicatarios, deberán encargarse de un proyecto en el que se intervendrán 706 kilómetros de vía distribuidos en cinco tramos en la región Caribe y el departamento de Antioquia. El Instituto Nacional de Concesiones (Inco), había estimado en 1,6 billones de pesos la inversión en las obras, aunque las ofertas podían alcanzar un máximo de 1,7 billones de pesos, correspondientes a ingresos esperados por parte del proponente, (peajes más aportes estatales).

En ese sentido, cabe mencionar que el contrato contempla la instalación de seis peajes, dos de los cuales ya existen (en el Urabá antioqueño). La concesión es a 7 años y el primer año corresponde al desarrollo de los estudios, la socialización y el trámite de las autorizaciones respectivas. En los tres años siguientes, como plazo máximo, el concesionario deberá encargarse de la construcción de las obras y tendrá otros tres años para la operación y mantenimiento de las vías.

El primer sector de la Transversal de Las Américas está distribuido en cuatro tramos, localizados en diferentes regiones del noroccidente del país. Uno de los tramos está ubicado en la Depresión Momposina (donde va un peaje nuevo) y otro está en el Magdalena Medio, donde no se instalarán peajes. La tercera región incluida en el proyecto es el Urabá antioqueño, donde además de los dos peajes ya instalados funcionarán otros tres.

El contrato de concesión obliga a la construcción de una segunda calzada de 65 kilómetros entre las poblaciones de Turbo y El Tigre (Antioquia); la construcción de 133 kilómetros de calzada sencilla, la rehabilitación de una red vial de 446 kilómetros más y la construcción de los puentes Cacarica, sobre el río Atrato, y Talaigua Nueva, en Bolívar.